La Historia

Nuestros pastores Juan y Mary Zuccarelli fueron nombrados como tales en el año 1985 y desde entonces su servicio a la ciudad y especialmente al barrio Los Hornos, donde actualmente se encuentra nuestro templo,  ha sido de total entrega y compromiso con la visión que Dios les ha dado.

La República Argentina tiene más de 40.000.000 de habitantes, de los cuales  aproximadamente 14.000.000 viven en la Provincia de Buenos Aires y esto representa la tercera parte de la población total.

La ciudad de La Plata es la capital de la Provincia de Buenos Aires con 880.000 personas aprox. En esta ciudad comenzaron los dos grandes avivamientos de Argentina, el primero en el año 1954 desde un Instituto Bíblico que funcionaba en el barrio de City Bell, salieron siervos de Dios a todo el país, llenos de gozo, fe y del Espíritu Santo. Dicho lugar es utilizado actualmente para un hogar de niños. El segundo Avivamiento comenzó en el año 1984, con el Evangelista Carlos Anacondia y sus cruzadas multitudinarias, donde alrededor de 50.000 personas recibieron al Señor.

Durante 8 meses consecutivos con lluvia, calor y frío estuvimos realizando las maravillosas cruzadas, también un despertar extraordinario ocurrió junto a un grupo de hermanos del exterior. Estábamos en la Plaza central de nuestra ciudad (Plaza Moreno), y se decidió levantar una ofrenda para arreglar y pintar dos Hospitales, y mientras hacíamos esto la gente comenzó a acercarse y a recibir al Señor como su Salvador, algo increíble ya que no se cantó coros, ni se predicó. ni siquiera se leyó la Biblia, y entendimos de parte de Dios que cuando Bendecís la Ciudad, Dios te bendice, así que recibimos inspiración sobre la Transformación del Mercado, que esta revolucionando a muchas Ciudades del Mundo. Algo extraordinario. Gloria a Dios.

Entendemos por ello que La Plata, ha sido llamada a ser una Ciudad Matriz, ya que en ella comenzaron los principales avivamientos de Argentina. Recordemos también que nuestro Ministerio en las cárceles comenzó en un barrio de la ciudad de La Plata, Olmos, en los años 80 con solamente 4 internos que confesaban a Jesús como su Señor y han pasado por el mismo más de 35.000 hermanos, extendiéndose no sólo por nuestra Provincia sino también a nuestro país y al exterior.

No podemos obviar que La Plata es una ciudad universitaria por excelencia, alrededor de 130.000 estudiantes de todo el país y del exterior, se alojan en el centro de la ciudad donde se concentran gran parte de sus facultades. Terminada su formación profesional muchos de ellos regresan a sus ciudades. Si tienen un encuentro con Jesús y reciben el espíritu de la visión, trabajarán para que sus ciudades sean transformadas.

Dios nos está hablando en este tiempo, creemos que Él quiere bendecir nuevamente nuestra ciudad. Dios puso en nuestros corazones y creemos que Argentina será transformada y debemos comenzar por nuestra ciudad. Dios nos ha honrado en la transformación de las cárceles, pero hemos hecho muy poco por la ciudad que nos vio nacer y creemos que ahora es el tiempo justo para cambiarla en el Nombre del Señor. El mismo espíritu que hemos soltado en las prisiones, queremos soltarlo en esta maravillosa ciudad.

Entiendo que si queremos que las personas cambien, debe cambiar su corazón y si queremos que una ciudad cambie, su corazón debe cambiar, es decir, el mercado; el gobierno, la educación y el comercio y por ello, entre otras cosas, necesitamos no sólo que las personas cambien, sino también los sistemas en la ciudad de La Plata. Tenemos un equipo de personas capacitadas para comenzar el trabajo, líderes cristianos, un gran grupo de intercesores y un proyecto importante para llenar la ciudad de la Presencia de Dios y hacer que el clima espiritual cambie, para luego sacarle al enemigo lo que nos ha robado durante años, la gente.

Hemos comenzado ya el trabajo. Nuestro primer paso fueron las caminatas de oración. Caminamos con los hermanos de la Congregación por las calles más importantes de la ciudad, rodeamos los edificios gubernamentales, los lugares donde se toman decisiones, los domingos por la mañana tomamos un tiempo de oración en la Plaza Moreno (Plaza central de La Plata) y culminamos dando 7 vueltas en auto alrededor de la ciudad declarando que el Reino de Dios se establece en La Plata.

Después decidimos mostrar a Dios no sólo con nuestro testimonio, sino haciendo células en los lugares públicos. La Biblia nos muestra que Jesús estaba 1 día en la sinagoga y 6 en la calle, con la gente, porque Jesús estaba donde estaba la necesidad. Las plazas, los bares, los restaurantes, las facultades, se transformaron en un buen lugar para buscar a Dios, aprender de Su Palabra y aprovechar la oportunidad para compartir con otros lo que tenemos.

Visitamos los comercios, les llevamos una palabra de Dios, oramos por los comerciantes, sucedieron cosas extraordinarias porque Dios se glorifica y la gente es bendecida.

El Intendente de la ciudad nos concedió tener una oficina en el Pasaje Dardo Rocha (uno de los edificios municipales más importantes) donde el Consejo Pastoral de la ciudad puede reunirse, orar, planificar y establecerse como autoridad espiritual de la ciudad.

Hicimos recitales a favor de la vida y en contra de la droga, la violencia, el aborto y la municipalidad declaró los eventos de interés municipal y hasta nos ayudó económicamente hablando.

Creemos que todos estos acontecimientos fueron marcando un camino que nos está abriendo puertas y es nuestro deseo alcanzar el propósito para el cual Dios nos llamó.

Agenda

  • Todos lo miércoles tenemos Consejería Pastoral de 18 a 20 hs.
  • Sábados 16 hs. MINI CLUE
  • Domingos a las 18 hs. Culto (15 min previos Oración).